18 de Septiembre del 2021
Alvaro Pan Cruz
Del precio de paridad de importación a la importancia del carburante
El tema del carburante nacional está sobre la mesa desde que existimos como una nación que busca desarrollarse
Ernesto Agazzi
Foto: Presidencia

 “Para  tratar los temas de actualidad a veces es bueno saber cómo se han desarrollado en el tiempo, para pensarnos un poco”, comenzó diciendo Ernesto Agazzi en esta nueva entrevista que busca continuar y cerrar el tema del combustible, refiriéndose al carburante nacional.

El Ingeniero Ernesto Agazzi, ex parlamentario y ex ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, recuerda, por ejemplo, que una vez finalizadas las guerras civiles, los gobiernos del Partido Colorado tuvieron “la obsesión de darle entrada a la ciencia y a la tecnología” en un país que define como semi-bárbaro.

Entonces se plantearon, comenta, algunas interrogantes como, por ejemplo, conocer con qué recursos naturales contaba el Uruguay, cómo se podía generar puestos de trabajo, como atender los requerimientos de la sociedad y cómo solucionar los problemas de desarrollo.

Y recuerda que “en la cabeza de José Batlle y Ordóñez, el tema del desarrollo industrial era clave”. Entonces comienza el llamado “proyecto Eduardo Acevedo”, que tuvo como cometido que el Estado tomara la iniciativa de desarrollar aspectos que habían fracasado en la órbita privada. 

Es así que se adoptaron cuatro resoluciones importantes: crear estaciones experimentales, el Instituto de Pesca, el Instituto de Geología y Prospecciones y el Instituto de Química que tenía como cometido desarrollar un carburante nacional. Es así que a fines de 1923 se dispuso que cinco autos recorriera cada uno 500 kilómetros y luego se analizó el motor y el desgaste de cada uno de ellos y se llegó a una conclusión:

“El carburante nacional que se ha ensayado, es un producto apto para ser usado en los motores de combustión interna de los vehículos automotores de uso corriente, no apareja ninguna modificación mecánica, no tiene efectos perjudiciales y la marcha es comparable a las obtenidas con la nafta de la mejor calidad en el mundo”.

Esto llevó a la necesidad de crear una refinería y, en aquel entonces, el “herrerismo” se oponía a esa posibilidad y también se oponía la Federación Rural. Los importadores y las empresas petrolíferas, “estaban atrás de todo” afirma Agazzi, que detalla las presiones de aquel momento.

Y en el desarrollo de este tema marca tres etapas que marcaron el desarrollo de los combustibles a nivel nacional. La última de ellas es, a su criterio y basado en lo que dicen los investigadores, el proyecto sucro-alcoholero de ANCAP.

"Hace 98 años que se discuten estos temas en Uruguay" comentó Agazzi que repasó, textualmente, las reflexiones del presidente José Batlle y Ordóñez con respecto a la importancia de contar con un carburante nacional y a la trascendencia de contar con una empesa nacional como lo es ANCAP.

 

Nota relacionada: Se decide aplicar Precios de Paridad de Importación para el combustible, pero no para el arroz o para la carne | Portal APU.uy - Asociación de la Prensa Uruguaya

 

Video