03 de Agosto del 2021
Álvaro Rodriguez
Familiares continúan movilizados exigiendo avances en investigación
22 meses sin Marcel Eduardo Rodríguez Palavecino
Marcel Eduardo Rodríguez Palavecino desapareció en Minas el 29 de setiembre de 2019
Foto:Marcel Eduardo Palavecino Rodríguez

Marcel Eduardo Rodríguez Palavecino, 26 años. El 29 de setiembre de 2019, a las nueve y media de la noche salió de la casa de su madre en busca de la cena. Al día siguiente, temprano, acompañaría a su señora al hospital. Tienen una hija que en ese entonces tenía 5 años. Marcel trabaja en la construcción, con su padre. Jamás volvió, nada se sabe de su paradero. El dolor, la angustia y la desesperación no han impedido a sus familiares realizar rastrillajes, movilizarse y exigir la verdad de lo acontecido, verdad que como sociedad todos merecemos conocer. Pasaron 22 meses y no ha habido ninguna novedad al respecto.

Los familiares se han manifestado por diferentes vías desde el primer momento, realizando la denuncia, como corresponde, en primera instancia, y luego a través de diferentes acciones a través de las cuales reclamaron y reclaman avances en la investigación acerca de lo sucedido con Marcel.

Al año pasado, al cumplirse 12 meses de su desaparición, familiares y amigos del joven se concentraron frente a Jefatura de Policía de Lavalleja y lograron entrevistarse con autoridades jefaturiales pero lo cierto es que nada se ha sabido de Marcel.

El día de su desaparición salió de la casa de su madre, sita en Miguel Barreiro y Sarandí de la ciudad de Minas, aproximadamente a las nueve y media de la noche, a buscar la cena, en su moto. Al día siguiente, iría a buscar a su esposa para hacerse unos estudios en el hospital. Estaba preocupado por ese motivo. El lunes 30 de setiembre, a las 7 de la mañana tenía que pasarla a buscar pero Marcel no llegó al lugar acordado. La preocupación y la incertidumbre fueron creciendo.

Sus familiares consultaron si estaba detenido, porque a la moto que conducía le faltaba la careta y tenía que prenderla ‘de tiro’. Había habido varios robos de motos por esos días y lo primero que pensaron fue que lo habían visto empujar la moto y que la Policía lo había llevado detenido por eso. Se apersonaron a la Seccional Primera pero Marcel no estaba allí. Fueron a la Seccional Cuarta, donde está Investigaciones, y tampoco estaba. Su celular estuvo siempre apagado.

Los familiares salieron a buscarlo, a preguntar si algún amigo lo había visto pero nadie sabía nada de Marcel. No apareció la moto, no apareció el celular, nunca lo prendieron, no apareció nada. Desde ese día es una pesadilla constante para su familia.

La denuncia fue radicada el 2 de octubre de 2019, a 48 horas de la desaparición de Marcel. Sin embargo, la comunicación oficial del Ministerio del Interior solicitando colaboración para dar con su paradero data del 23 de octubre.

Se trata de una familia humilde que realizó un esfuerzo económico considerable para alquilar el servicio de una avioneta y de ese modo realizar un rastrillaje aéreo. Fue una semana de mucha lluvia y los arroyos estaban bastante crecidos. Nada lograron visualizar desde las alturas, como tampoco a través del seguimiento de cámaras públicas y privadas diseminadas por diferentes zonas de la ciudad de Minas.

De Marcel, ni noticias. Los familiares, angustiados, vulnerados, en soledad, siguen reclamando por lo que consideran omisiones en la investigación de la Policía así como también en el accionar de Fiscalía. En dos meses se cumplirán 2 años de su ausencia y su hija, ahora de 7 años, lo extraña como el primer día en que dejó de saber de su padre.